Enfoque: Siguen los abusos

 

Esperanza Morales.

Una vez más cuerpos policíacos en Veracruz hacen de las suyas cometiendo atropellos contra periodistas del puerto escudándose en su uniforme, la “charola“ y sus armas de alto poder.

Esta vez fueron policías navales y estatales los que sin recato alguno, se llevaron a 7 periodistas y fotoreporteros los que de forma arbitraria detuvieron a los compañeros con una sola intención, intimidar al gremio.

Hasta ahora no ha habido un solo pronunciamiento de condena del gobierno estatal por el atropello, menos de la asalariada de los derechos humanos, Namiko Matzumoto Benítez.

Y qué decir de la Comisión Estatal Para la Atención y Protección a Periodistas (CEAPP), otro membrete más servil al gobierno.

Dan pena ajena con el pronunciamiento de éste sábado, de que la detención fue legal y casual. No pudo ser legal, porque algunos compañeros estaban haciendo su trabajo en el operativo contra motociclistas, no puede ser casual, porque los periodistas se identificaron.

Al paso de las horas, las dudas que había se fueron despejando, poniendo entredicho a los cuerpos policíacos, exhibiendo sus abusos.

Al reportero de AVC, Juan José Domínguez, le aplicaron acciones represivas tan solo por fumarse un cigarro. Otros ninguna cerveza habían ingerido. Dos reporteros que llegaron de última hora también fueron detenidos, al igual que dos turistas que llegaban a hospedarse con sus maletas.

Los periodistas y fotógrafos, Juan José Domínguez, Alejandro Ávila, Roberto Méndez, Víctor Ochoa, Víctor Yáñez y Horacio Zamora, fueron trasladados en una patrulla e internados en el Módulo Preventivo de conocido como El Penalito en Playa Linda.

Los periodistas habían terminado con una jornada larga de trabajo, luego de cubrir la audiencia de Xóchitl Tress, la exfuncionaria de espacios educativos que estaba detenida, acusada de enriquecimiento ilícito. Se dirigieron al boulevard, un lugar de esparcimiento en estas vacaciones, cuando vieron el operativo, empezaron a tomar fotos, lo que no gustó a los navales, amos y señores de las calles, pues ahora exigen a la prensa que les pida permiso para tomar gráficas de hechos noticiosos.

Los acusaron de ingerir bebidas en la vía pública, ese fue el pretexto para la detención abusiva que se dio éste fin de semana.

La Ceapp, en vez de exigir respeto y garantías al trabajo periodístico, salió a sobarle a los cuerpos policíacos y a justificar el atropello, afirmando que fue legal la detención. En vez de defender a los compañeros, se convirtió en defensora de los ABUSIVOS.

 
 

Noticias Relacionadas

  • No hay

Sobre el Autor

 
 

0 Comentarios

Puede ser el primero en comentar.

 
 

Comentar

 




 
 

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.