Enfoque: Morrallita del PVEM

 

Esperanza Morales.

Ganar la percepción ciudadana en una campaña es una de las estrategias que utilizan algunos partidos o actores políticos, para dar albazo de manera mediática en el electorado.

La maniobra en ocasiones causa un efecto en la gente, porque nadie quiere estar con los perdedores, sino con los ganadores. La estrategia también puede causar desaliento en los electores y a veces evitar que la gente no vote.

Sin embargo, mire usted, los alcaldes de Jalacingo, Acajete y Nogales, que se sumaron al Partido Acción Nacional rumbo a la gubernatura de Veracruz, son Presidentes de municipios pequeños que poco representan en votos.

Joel Molina Rojas de Acajete, ganó con apenas 800 sufragios en la pasada contienda municipal. Su poder es nulo en esas tierras, a tal grado que no pudo ni poner a su tesorero ni su secretario porque el cabildo no lo dejó.

Es un alcalde sin liderazgo, incapaz de colocar a su gente de campaña que lo ayudó para llegar al poder.

En el caso de Guillermo Mejía Peralta, alcalde del Partido Verde Ecologista en Nogales, ganó apenas con 1, 500 votos. Ha hecho de la administración una cofradía similar a la Sodoma y Gomorra.

Muchos en la calle o los cafés, se preguntan hasta dónde estos alcaldes, están sumándose por voluntad propia, o bien cediendo a presiones, debido a la fragilidad por ser municipios pequeños o porque tengan “cola que le pisen“, como es el Presidente de Acultzingo del Partido Encuentro Social, René Mendel Carrera, porque su hijastro está involucrado en el robo a trenes. La respuesta, el tiempo lo dirá.

Haciendo un balance, la “morallita“ del PVEM poco aportará a la causa en la suma de sufragio en la jornada electoral del próximo 1 de julio, fecha en que se llevarán a cabo las elecciones más reñidas.

 
 

Noticias Relacionadas

  • No hay

Sobre el Autor

 
 

0 Comentarios

Puede ser el primero en comentar.

 
 

Comentar

 




 
 

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.