Enfoque: Negligencia

 

Esperanza Morales.

Con las inundaciones ocurridas, todos se lavan las manos en los daños colaterales que dejó la lluvia de la semana que finalizó.

Lo cierto es que las autoridades del municipio del puerto no tomaron medidas preventivas en la ciudad de Veracruz, la principal impactada por la gran cantidad de agua que cayó.

Ya no están las autoridades del PRI para echarles la culpa, ahora gobiernan Los Yunes, a nivel estatal y local en el bastión panista de la zona conurbada.

En la noche las familias padecían de los estragos del agua. Carros bajo el agua, casas inundadas, comercios y en redes sociales, el clamor era, dónde estaba la autoridad.

Al día siguiente milagrosamente a las 7 de la mañana, enviaron un boletín del municipio de Veracruz que decía que el alcalde había estado pendiente de las acciones. Nunca se le vio a Fernando Yunes esa noche. Fue a media mañana cuando en la colonia Agustín Acosta Lagunes, posó al estilo de Fidel con el agua arriba de las rodilla, grabando un video sobre la contingencia.

Obvio, nadie dice nada, los empresarios de las cámaras empanizadas, guardan silencio. En el pasado sus directivos hubieran convocado a conferencia de prensa, arremetiendo contra el gobierno municipal, pero claro, no pueden decir nada, porque ahora hasta empleados resultaron.

La población en su mayoría de corazón azul, le echa la culpa a la basura, lo cual no está a discusión, es verdad que la basura tuvo que ver, pero también el hecho de que no tenga mantenimiento la red hidráulica, luego de que fue desincorporado el SAS para concesionar a una empresa privada.

En la desincorporación que se hizo, la limpieza de los canales pluviales, es decir, alcantarillas y desagües por donde escurre el agua de lluvia en Veracruz no le corresponden a Grupo MAS, porque no está en el contrato.

Luego entonces el municipio de Veracruz es el obligado a realizar ese trabajo, tarea que no hizo, de los contrario no hubiese sido tan grave la inundación.

Por el contubernio que hubo del exalcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil, se debió llamar a cuentas por el tema del SAS, sin embargo, el justiciero estatal, pasó por alto esto, hubo perdón para el empresario, como perdonó también a Pepín Ruiz por todas las tropelías que hizo a su paso por el SAS.

Hoy esperan que ayude la federación como siempre, a través del Fonden, es lo más fácil, estirar la mano y pedir dinero al gobierno.

 
 

Noticias Relacionadas

  • No hay

Sobre el Autor

 
 

0 Comentarios

Puede ser el primero en comentar.

 
 

Comentar

 




 
 

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.