Enfoque: Enanos de la Política

 

Esperanza Morales.

No faltaron los oportunistas que aprovecharon el comentario del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sobre la petición de terminar el censo en Veracruz para lanzar sus “misiles” al delegado Manuel Huerta Ladrón de Guevara.

Se activaron los dardos por los “enanos”, de la política aprendices de la cuarta transformación que ven el potencial del exdirigente de Morena, su cercanía con AMLO de antaño, no de ahora.

Lo que olvidan los “ácidos” de la política y plumíferos, es que los censos se están realizando sin recursos y con un esfuerzo extraordinario de los llamados Siervos de la Nación.

Tanto Manuel Huerta como Rosa María Hernández Espejo dedican extensas jornadas a la población que solicita atención para los diferentes programas sociales del gobierno federal.

Las grillas desde el palacio en Xalapa, una mala señal para el trabajo del Presidente López Obrador, que le costó tres décadas llegar al cargo y miles de horas de camino a ras de tierra porque a diferencia de otros oportunistas que se encaramaron en el cargo, inexpertos, al ahora Presidente, nadie le regaló nada.

En vez de ver la problemática que enfrenta el Estado de Veracruz y resolver, decenas de pendientes están ocupados de golpetear a los de casa.

EL MÁS FELIZ YUNES

En este pleito intestinal orquestado desde Palacio, quien debe estar feliz es el exgobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien por cierto le da cada tunda por todos lados al inquilino del palacio, sin que haya quien lo defienda.

De muchos que hoy disfrutan de la llegada de Morena, jamás se les vio en la lucha social en esos años de peregrinar de López Obrador, pero como vil camaleones se bajaron del barco priista que se hundía para seguir en el presupuesto.

Sus achichincles cobran y cobran bien en la austeridad republicana, pero no dan la cara por él, sin embargo, se desgastan en atacar al delegado federal, quien está dedicado a lo suyo.

Las huestes de Yunes se observan por todos lados, enquistadas en el gobierno, enquistadas en redes, enquistadas en la CEAPP, en el Acuario, en la Fiscalía, el Tribunal Superior de Justicia, Derechos Humanos y así podríamos seguir enumerando, no dejan gobernar al gober salsero.

El delegado federal, hombre de mil batallas, formado en la oposición, enfrenta el vendaval sabedor de que el trabajo mata grilla. No solo se dedica al censo, se da tiempo para atender la problemática de diversos actores de la sociedad que han tocado la puerta del palacio y se les ha cerrado.

 
 

Noticias Relacionadas

  • No hay

Sobre el Autor

 
 

0 Comentarios

Puede ser el primero en comentar.

 
 

Comentar

 




 
 

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.